NOBILMENTE

“Fogonazo de vida y arrebato teatral, Nobilmentearrebata hasta desde el silencio y la oscuridad, aportando un relato altamente conmovedor (…) la síntesis que realizan Caudevilla y Vera es absolutamente arrebatadora.
FESTIVAL ELLAS CREAN 2016

Ximena Vera nos transmite la fuerza resilientede Jacqueline du Pré, que no se dio por vencida (…) regala un toque cristalino a su personaje, lleno de fragilidad consistente; irrompible a su recuerdo.
PHOTOMUSIK

SINOPSIS

El material documental se entrelaza en una ficción poética mediada por la música, el movimiento y versos de autores británicos como Shakespeare o Stevie Smith. Nobilmente es un viaje a través del sonido como experiencia física, lugar de encuentro e identidad, que plantea una reflexión sobre la capacidad, tanto artística como existencial.

Es a la vez, un homenaje a Jacqueline du Pre, cuya filosofía interpretativa y de vida, la convierten en una de las artistas más inspiradoras del siglo XX.

Cuando a la chelista británica Jacqueline du Pre le diagnostican esclerosis múltiple a los 28 años, afronta la irremediable pérdida de su instrumento como canal de expresión, refugio y extensión de su propio cuerpo.

En una trayectoria desde la más brillante capacidad musical a la imposibilidad de tocar, Jackie pierde la música y descubre la palabra. Ante el avance de una enfermedad que desdibuja su identidad y matrimonio con Daniel Barenboim, la música recorre su pasado, presente y futuro, en una incansable búsqueda de sentido. El psicoanálisis, la fe judía, y la poesía se convierten en apoyos y referencias fundamentales para poder reinterpretar su camino y seguir viviendo …. Nobilmente. Esta indicación de Elgar al comienzo de su Concierto para Cello, conmovedora y magistralmente interpretado por du Pré, da título a una pieza biográfica basada en reflexiones de la chelista extraídas de biografías, documentales y entrevistas en la BBC.

TRATAMIENTO ESTILÍSITICO

Nobilmente se representa en inglés con interpretación simultánea al español que llega al espectador a través de auriculares individuales, sistema que cumple una doble función. Por un lado, sumerge al espectador en un plano sonoro que incluye la musicalidad del personaje en su idioma nativo, por lo que el punto de partida del trabajo actoral es la voz, a través de la técnica verbatim con la voz original de Jackie. Por otro, la traducción se establece de forma implícita como mediación entre las diferentes capacidades que personaje y público presentan a la hora de comunicarse en el idioma del otro, brindando al espectador una experiencia de contacto con su propia capacidad, lugar desde donde se le hace partícipe de la pieza. Tanto la silla de ruedas de Jacqueline como los auriculares se convierten en puentes materiales que salvan distancias sin eludirlas, invitándonos a convivir con diferentes capacidades en el sentido más amplio de la palabra.

El aspecto físico/coreográfico de la pieza incluye la personificación del violonchelo, dando lugar a un recurrente juego que explora visualmente la rica y compleja relación entre músico e instrumento.

La música constituye el principal hilo conductor entre los diferentes episodios biográficos de du Pré. Tanto la primera vez que escucha un violonchelo como su primer encuentro con Barenboim, entre otros momentos relevantes, están ligados a piezas musicales concretas.

Su icónica interpretación del Concierto de Elgar envuelve la escena final en que Jackie deposita su chelo en su caja por última vez, mientras las frases y acordes que sostienen y narran su lucha siguen sonando a medida que se bajan las luces.

XIMENA VERA DRAMATURGIA E INTERPRETACIÓN

Ximena comienza a practicar ballet y tocar el violonchelo a edad temprana, en el Conservatorio Municipal Julián Orbón en Avilés (Asturias) y posteriormente con el cellista de la orquesta Los Virtuosos de Moscú, Viguen Sarkissov. A los 16 años obtiene una beca de la Fundación Colegios del Mundo Unido España para cursar bachiller internacional en Waterford Kamhlaba, United World College of Southern Africa, en Swazilandia. Allí inicia su formación teatral protagonizando Yerma, participando en el musical Cats y en una producción de Edipo, a la vez que desarrolla un proyecto propio titulado Alex, Itaca and Kavafis, basado en la vida del poeta. Tras completar su educación musical de Grado Medio en Pretoria (ABRSM), cursa un Acting Foundation Course en Oxford School of Drama, Reino Unido.

Completa su licenciatura en Arte Dramático en la Royal Central School of Speech & Drama (Londres) en el 2007. 

Ese mismo año participa en un programa de verano en el Teatro de Arte de Moscú. Proyectos en el Reino Unido incluyen Medeia en el Union Theatre y The Space Between my Head and my Body en el Festival Fringe de Edimburgo.

En Madrid dirige y protagoniza una producción de traducción propia de Obra de Dos Personajes, de Tennessee Williams en Frinje Madrid 2012, y participa en la producción No Somos Angeles, de Baraka Teatro en La Cuarta Pared. Desde hace dos temporadas forma parte del elenco de la serie de TVE1 Cuéntame como Pasó como Paloma, vecina hippy de los Alcántara. En el 2014 interviene en la producción internacional Altamira, dirigida por Hugh Hudson.

Ximena es licenciada en Psicología por la Open University del Reino Unido y participa como coach de actores en proyectos como Habitación en Roma de Juio Medem o Altamira.

MARÍA CAUDEVILLA

DIRECCIÓN Y DRAMATURGIA

Miembro del Grupo de Formación 2007 del Teatro de La Abadía y docente en el grado de artes escénicas en la Universidad Europea de Madrid, UNIR y TAI, comenzó su carrera como bailarina a los ocho años con maestros como Carmen Roche y Víctor Ullate.

Se licenció en Arte Dramático en la Universidad de Kent y continuó su carrera en Nueva York, actuando en el Wings Theatre y el Spanish Repertory Theatre, entre otros. A su regreso, continua sus estudios con maestros como John Strasberg, Will Keen, Jeremy James, Marcelo Magni, Augusto Fernándes y Carlo Boso. Compagina diversos trabajos en cine y televisión con el teatro, bajo la dirección de Denis Rafter, Gillian Apter, Emily K.Lewis, Alberto Castrillo y Carlo Boso, entre otros. María es además Coach Personal Certificado por el Coaching Training Institute.

Funda Baraka Teatro con su primer montaje como directora, dramaturga y productora, “Sueño Lorca o el sueño de las manzanas”, que vio su estreno en Madrid en el Teatro Español, recibiendo tres nominaciones a los Premios Max de las Artes Escénicas 2010 y quedando finalista en el XIV Certamen de Directoras de Escena. La compañía viajó en dos ocasiones a Londres para representar Sueño Lorca: en el Arcola Theatre y en el Bloomsburry Theatre. “Miguel Hernández: labrador del viento”, recibe el Premio a la creación Contemporánea 2009 MATADERO DE MADRID-TEATRO ESPAÑOL.

María Caudevilla recibe la Medalla Especial del CELCIT 2010 por su contribución al desarrollo de las Artes Escénicas Iberoamericanas. Participa en el Foro de Industrias Culturales en el Museo Reina Sofía de Madrid, junto a Mario Gas, Aitor Tejada, Gerard Mortier, Daniel Martínez de Obregón y Daniel Galindo. En 2012 entra a formar parte del profesorado del nuevo Grado de Artes Escénicas de la Universidad Europea, dirigido por Tamzin Townsend. Posteriormente, fue docente también en la Escuela TAI, en el grado de artes escénicas de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

“No somos ángeles”, escrito y dirigido por la propia María Caudevilla, finalista en la primera entrega de Talent Madrid, obtiene la Beca de Residencia de “La nave del duende” y se estrenó en Cáceres el 16 de diciembre del 2011. Fue elegida por RNE como una de las 10 mejores propuestas teatrales de la pasada temporada.

Durante la temporada 14/15 formó parte de la selección del CDN en el laboratorio de trabajo entre Rusia y España, en colaboración con el Teatro del Arte de Moscú.

“Oceanus” fue la siguiente producción escrita y dirigida por María, un teatro en esta ocasión pensado y sentido para la primera infancia. Vuelve a colaborar con Jaume Carreras y estrena colaboración con Ikerne Giménez.

El último trabajo como directora hasta la fecha de María Caudevilla es “Nobilmente” sobre la chelista Jacqueline du Pré, una coproducción de Baraka Teatro y Up-a-tree. Tras cursar un máster en Estudios Avanzados de Teatro, actualmente prepara su tesis doctoral sobre el trabajo de la directora británica Katie Mitchel.

MARÍA CAUDEVILLA

DIRECCIÓN Y DRAMATURGIA

Miembro del Grupo de Formación 2007 del Teatro de La Abadía y docente en el grado de artes escénicas en la Universidad Europea de Madrid, UNIR y TAI, comenzó su carrera como bailarina a los ocho años con maestros como Carmen Roche y Víctor Ullate.

Se licenció en Arte Dramático en la Universidad de Kent y continuó su carrera en Nueva York, actuando en el Wings Theatre y el Spanish Repertory Theatre, entre otros. A su regreso, continua sus estudios con maestros como John Strasberg, Will Keen, Jeremy James, Marcelo Magni, Augusto Fernándes y Carlo Boso. Compagina diversos trabajos en cine y televisión con el teatro, bajo la dirección de Denis Rafter, Gillian Apter, Emily K.Lewis, Alberto Castrillo y Carlo Boso, entre otros. María es además Coach Personal Certificado por el Coaching Training Institute.

Funda Baraka Teatro con su primer montaje como directora, dramaturga y productora, “Sueño Lorca o el sueño de las manzanas”, que vio su estreno en Madrid en el Teatro Español, recibiendo tres nominaciones a los Premios Max de las Artes Escénicas 2010 y quedando finalista en el XIV Certamen de Directoras de Escena. La compañía viajó en dos ocasiones a Londres para representar Sueño Lorca: en el Arcola Theatre y en el Bloomsburry Theatre. “Miguel Hernández: labrador del viento”, recibe el Premio a la creación Contemporánea 2009 MATADERO DE MADRID-TEATRO ESPAÑOL.

María Caudevilla recibe la Medalla Especial del CELCIT 2010 por su contribución al desarrollo de las Artes Escénicas Iberoamericanas. Participa en el Foro de Industrias Culturales en el Museo Reina Sofía de Madrid, junto a Mario Gas, Aitor Tejada, Gerard Mortier, Daniel Martínez de Obregón y Daniel Galindo. En 2012 entra a formar parte del profesorado del nuevo Grado de Artes Escénicas de la Universidad Europea, dirigido por Tamzin Townsend. Posteriormente, fue docente también en la Escuela TAI, en el grado de artes escénicas de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

“No somos ángeles”, escrito y dirigido por la propia María Caudevilla, finalista en la primera entrega de Talent Madrid, obtiene la Beca de Residencia de “La nave del duende” y se estrenó en Cáceres el 16 de diciembre del 2011. Fue elegida por RNE como una de las 10 mejores propuestas teatrales de la pasada temporada.

Durante la temporada 14/15 formó parte de la selección del CDN en el laboratorio de trabajo entre Rusia y España, en colaboración con el Teatro del Arte de Moscú.

“Oceanus” fue la siguiente producción escrita y dirigida por María, un teatro en esta ocasión pensado y sentido para la primera infancia. Vuelve a colaborar con Jaume Carreras y estrena colaboración con Ikerne Giménez.

El último trabajo como directora hasta la fecha de María Caudevilla es “Nobilmente” sobre la chelista Jacqueline du Pré, una coproducción de Baraka Teatro y Up-a-tree. Tras cursar un máster en Estudios Avanzados de Teatro, actualmente prepara su tesis doctoral sobre el trabajo de la directora británica Katie Mitchel.

FICHA ARTÍSTICA

Dirección  María Caudevilla

Dramaturgia e interpretación Ximena Vera

Interpretación silmultánea / Elenco Mary Fitzer

Escenografía y vesttuario Ikerne Giménez

Iluminación David Alcorta

Fotografías Ernesto R. Reguera

Diseño Cartel Manolo Pavón

Producción BARAKA TEATRO / Up-a-Tree

Si quires programar la obra envíanos un mensaje y nos pondremos en contacto contigo.

2 + 15 =

¡ACLAMADA POR LA CRÍTICA!

Ellas Crean

Hay artistas que hacen de su oficio su vida. O lo que es lo mismo, respiran arte porque es lo que bombea por su sangre, animando unos latidos que no distinguen entre lo orgánico y lo espiritual. Para Jacqueline du Pré (1945-1987) la música lo era todo. No en vano, al tiempo de diagnosticársele esclerosis múltiple, la violonchelista británica fallecía. Tenía 42 años. Du Pré, queda claro, no falleció por la enfermedad en sí, sino por la imposibilidad de tocar su instrumento, de reír y llorar con él. Su drama la encumbró en el Olimpo de los genios, convirtiéndola para la posteridad en leyenda.

La historia de Jacqueline du Pré cautivó a las compañías Baraka Teatro y Up-a-tree Theatre, fundadas y dirigidas respectivamente por María Caudevilla y Ximena Vera, aunando fuerzas artísticas para recrearla. El título de la pieza, Nobilmente, toma su nombre de la que fuera una de las piezas más representativas de la violonchelista, el “Concierto para chelo” de Edward Elgar, y se construye a partir de reflexiones y vivencias de la propia violonchelista, extraídas de biografías, documentales y entrevistas, aquí compiladas gracias a un exhaustivo trabajo de investigación de Ximena Vera. Todo ello se combina con una ficción teatral con gran lirismo, música, y coreografía.

La obra se sustenta sobre cinco movimientos en los que se evoca, con el movimiento y la palabra, momentos decisivos de Jacqueline du Pré: su opinión sobre el judaísmo, su boda y relación con el carismático director de orquesta

Daniel Barenboim, su admiración por intérpretes venerables como Pau Casals y Guilhermina Suggi, su fascinación última por la escritura… Para que la puesta en escena adquiera mayor verdad la palabra que se escucha suena en el idioma natural de la violonchelista, el inglés, aunque las compañías asisten al espectador de traducción simultánea, en lo que a la postre es una experiencia, si no inédita, sí realmente rara y extrañamente atractiva; la participación sobre la escena de Mary Fitzer en la tarea de traductora pudiera parecer nimia, pero, diablos, su figura acaba siendo un verso suelto afilado e inspirador.

La dirección del montaje corresponde a María Caudevilla, que construye un universo teatral redondo y, si se nos apura, definitivo. La escenografía es minimalista, pero los cuatro elementos que se usan llenan todo el escenario. Todo está medido, el discurso, la luz, el gesto… Ximena Vera, ya se ha dicho, está sublime, desplegando una energía con sorprendente intensidad, ya fuera cuando la libera adentro como hacia afuera.

“Nobilmente” arrebata hasta desde el silencio y la oscuridad, aportando un relato altamente conmovedor. Cierto es que la historia de du Pré ofrece múltiples alicientes dramáticos, pero la síntesis que realizan Caudevilla y Vera es absolutamente arrebatadora. Mediado el espectáculo se recuerdan las palabras de Casals: “La música salvará el mundo”. Mientras tanto, mientras eso sucede, todos nos sentimos a salvo en “Nobilmente”.

{

TEATRERO

La historia personal, tierna y trágica a un tiempo, de Du Pre la desgrana Ximena Vera durante más de una hora, fragmentada en episodios temáticos que se cuentan al público con emoción y una dosis grande de inmersión de la actriz bajo la piel de su personaje. De esta manera se consiguen momentos emotivos, que no impiden que la información sobre los aspectos más nucleares de su vida llegue con nitidez. La historia se cuenta en inglés con interpretación simultánea -se lee en el programa- “para sumergir al espectador en el universo sonoro de Jackie en su idioma original”. No tengo claro que esta sea una buena opción para identificar al espectador: la lengua es una barrera y la sobreimpresión del castellano de los auriculares, aunque sea con el acento inglés de la actriz traductora, sobre el inglés distancia más que su contrario. Al tiempo, la historia se cuenta, pero no mediante un monólogo dramático, no posee esa estructura, aunque en esta historia tienen cabida, pero entretiene y no se transforma en una simple función de cuentacuentos, por la sensibilidad de actriz, los detalles de intimidad que se desvelan y la sutileza del montaje. Quizá no hubiera estado de más una mayor presencia de la música grabada, bien de la interpretada con su violoncelo o acompañada al piano por Barenboim.

Junto a las cualidades de la actriz, muy empatizada con su personaje, escrito de manera positiva, la elegancia y sutileza de la dirección, que matiza la interpretación, coloca en el espacio a la intérprete, le marca una serie de juegos con algunos objetos y le hace evolucionar por el espacio, rompiendo todo conato de posible monotonía. El ritmo es adecuado, las transiciones se proponen con acierto, para pasar de un episodio a otro o, dentro del mismo, para el tránsito de emociones; acaso algunos tiempos muertos, un escenario vacío, para un cambio de traje y otro cambio de vestuario sentada en la silla de ruedas deberían haberse evitado, porque estas eventualidades rompen el tempo de la narración dramática.

El espacio escénico se concibe con acierto: cámara oscura, una alfombra roja circular y, al comienzo una soga que pende del techo que, luego, permitirá diferentes juegos escénicos y ser un elemento decorativo que rompe el espacio; además la soga también guarda una significación relacionada con la vida de la virtuosa celista, truncada por una temprana esclerosis múltiple. Luz sutil, que no siempre entra en su momento, por problemas inherentes a este tipo de espacio que se montan deprisa y con poca profesionalidad técnica. En conjunto, un atractivo espectáculo unipersonal que mantiene el interés por la sensibilidad y buen hacer de directora e intérprete.

José Gabriel López Antuñano, UNIR

Saúl Fernández

La mujer doble

«Nobilmente» es un adverbio que, más o menos, significa «majestuosamente». Es una señal que el compositor inglés Edward Elgar escribió en muchas de sus partituras para explicar cómo debían ser interpretadas. Elgar señaló así su «Concierto para cello», el que más gravemente marcó la vida de Jacqueline du Pré, la concertista británica que se retiró de la escena a los 28 años y que murió, víctima de la esclerosis múltiple, doce años después. Du Pré es la base fundamental del drama «Nobilmente» que Ximena Vera presentó antes de anoche en el teatro Palacio Valdés y que cosechó tanto aplausos y admiraciones como desconciertos.

La avilesina Ximena Vera interpreta a la Du Pré. Lo hace en inglés. Mary Fitzer, por su lado, sirve como traductora en vivo y en directo. En el telón de fondo, Fitzer ofrece su voz -melodiosa- a una actriz que poco a poco va desgranando los episodios más señalados en la vida de la música británica convertida al judaísmo al tiempo que se casaba con Daniel Barenboim. Este planteamiento del juego es, cuando menos, valiente: una actriz es cuerpo y es voz, pero Ximena Vera renuncia a una de las mitades de su poder (o escuchabas a Mary Fitzer o a ella misma) para elevar un texto dramático nacido para ser declamado. Y eso es así porque «Nobilmente» tiene un guión al que es difícil acercarse (que eso, a fin de cuentas, es lo que tienen que hacer los espectadores). Habla (a no se sabe qué auditorio y no se sabe tampoco por qué) de la pasión por la interpretación musical, de los secretos del tañido del «cello», de las conversaciones con músicos de relumbrón

como Zubin Mehta o Yehudi Menuhin? del magisterio de Pau Casals, de cómo conoció a su marido (Barenboim), del descubrimiento de la poesía? y hablando de todo esto, se deja de lado a sí misma. Y uno echa de menos más acercamiento a un personaje que se antoja atractivo, pero que sólo descubre su superficie y es una lástima.

El planteamiento del espectáculo y la dirección (Caudevilla), sin embargo, son sensacionales: Vera, por un lado, se convierte por la gracia de su talento interpretativo en la propia Du Pré (sumérjanse en Youtube, hay un montón de recitales de la «cellista» colgados en la web, y comprenderán lo que digo) y Fitzer por otro. Una voz que es deliciosa, que dice las palabras que permiten al espectador acercarse -lo más posible, lo que la autora decide- a la música británica que, de haber seguido viviendo, andaría ya por los setenta y uno.

Teatro Palacio Valdés, 2 de diciembre de 2016

Otros espectáculos