Estamos viviendo un nuevo tiempo. Una época en la que no necesitamos más héroes, ni grandes maestros porque se entiende que el verdadero maestro, es el propio individuo. Somos muchos los padres y madres que apostamos por una nueva educación para nuestros hijos e hijas que les enseñe a ser auténticos, dueños de sus decisiones vitales. Queremos que desarrollen sus inteligencias y que trabajen sus intereses, no lo que dicta un currículo objetivado.